#LaFamiliaImporta

Fundación Jezreel "Sembrando Futuro y Conciencia"

Principios Eternos para Familias Saludables

Fundación Jezreel "Sembrando Futuro y Conciencia"

Rescatando la Institución Familiar como Base Fundamental de la Sociedad

Fundación Jezreel "Sembrando Futuro y Conciencia"

Difundiendo Valores en las Familias de Venezuela y el Mundo

Fundación Jezreel "Sembrando Futuro y Conciencia"

Rescatemos la Familia #LaFamiliaImporta

miércoles, 27 de febrero de 2019

5 ERRORES COMUNES DE LOS PADRES EN LA COMUNICACIÓN CON SUS HIJOS




Una de las grandes problemáticas que sufre nuestra sociedad actual es la existente entre padres e hijos. Los jóvenes alegan sentirse incomprendidos mientras que los padres dicen ser ignorados. Agentes como la incomprensión y la intolerancia, cada día ganan terreno dentro de las relaciones familiares, provocando así que la comunicación entre ellos sea casi inexistente.

A continuación te presentamos los 5 errores más comunes que los padres cometen al comunicarse con sus hijos.

1.- Subestimar al niño y restarle importancia a sus inquietudes, temores, interrogantes, tristezas y sueños.

Lo primero que usted debe asimilar es que su pequeño hijo es capaz de entender mucho más de lo que usted cree. El percibe cuando en casa hay problemas, alegrías y peligro. Ciertamente los niños suelen fantasear e imaginar muchísimo, pero esto no tiene por qué impedir que usted le dedique tiempo para escuchar cada una de sus inquietudes. Las interrogantes deben atacarse de acuerdo a la edad del niño, por esta razón es necesario que los padres se eduquen en las posibles dudas que puedan manifestar sus pequeños y que si al momento no tienen la respuesta, sean sinceros y les digan con toda normalidad que luego les darán una respuesta.

Otra cosa que los padres deben entender es que los niños si tienen preocupaciones, solo que las mismas son proporcionales a su edad y entorno. Por ejemplo, para un niño en edad preescolar es un gran problema no tener el juguete que está de moda, o que sus padres no pasen por el a la escuela como los padres de todos los demás niños. Minimizar este tipo de cosas y cuestionarles porque lloran o porque hacen un berrinche sin indagar antes pacientemente, convertirá al niño en un insensible frente a los problemas de otros y lo peor de todo, a esconder sus emociones por temor a ser castigado o rechazado.

Cada vez que su hijo le quiera comunicar algo y usted lo ignore, será un motivo que le convencerá poco a poco que lo que él dice no es importante. De allí que muchos jóvenes sean retraídos, con bajos niveles de autoestima, inseguros y que muchos abusos sexuales perduren en el tiempo y se confiesen después de muchos años. Muchos abusos sexuales se impedirían si los padres tomaran en cuenta este consejo. Recuerde, su hijo es importante y todo lo que expresa también lo es, no lo subestimes.

2.- Mirar la televisión, leer las noticias e interrumpir constantemente mientras habla

No hay nada que dé más satisfacción al conversar con alguien que saberse enteramente tomado en cuenta, sentir que lo que estamos diciendo le interesa a esa persona en quien decidimos confiar nos hace apreciarla de una manera especial. Practicar esta norma de cortesía servirá para enseñar a través del ejemplo a nuestros hijos a escuchar, a comunicarse y a ser empáticos con los demás, aparte de fortalecer un vínculo de amistad y confianza inquebrantable entre ambos. Si tu hijo adolescente, mira la televisión, escucha música, o se dedica hacer otras cosas mientras tú le hablas, mostrando poco interés en la conversación, debes entender que lo aprendió de ti, por lo que será tiempo de comenzar a desarrollar un tipo de comunicación asertivo entre tú y el.

3.- Críticas constantes mientras el niño se expresa: “Párate derecho” “No hables así”, compararle o ridiculizarle

Los primeros años del niño son de formación, pero se debe estudiar el espacio que utilizaremos para hacerlo. Evite corregirle actitudes de su personalidad cuando el niño este manifestando alguna emoción, no solamente para respetar ese momento sagrado que tomo para expresarlas, sino porque de esta forma lo ayudará a ser auténtico. Permita que el niño se desahogue y después corrija las actitudes equivocadas. No diga frases como “eres igualito a”, por ejemplo; esto aparte de hacerle sentir estúpido, le hará reprimir su personalidad, la cual puede ser “parecida a”, mas nunca igual o idéntica a nadie.

4.- Poco o ningún tipo de contacto visual. Indisposición para brindarle tiempo de calidad

Cuando hable con su pequeño, baje a su nivel y mírele a los ojos. El contacto visual transmite seguridad, respeto, confianza y camaradería. Algo que deben saber todos los padres a manera de prevención es que el abusador sexual por lo general tiende a establecer este tipo de comunicación en los primeros años de abuso, logrando convencer al niño que lo que pasa es normal y que es un secreto de “amigos” que no debe decirle a nadie. Si usted no transmite confianza y aprobación a su hijo, otra persona se encargará de llenar ese vacío. Todo lo que usted invierta hoy en su pequeño lo cosechará en el joven de mañana, por eso siempre de tiempo de calidad y construya unas bases de comunicación indestructibles entre usted y sus hijos.

5.- Rigidez y autoritarismo. Imposición continua de sus ideas e incapacidad para escuchar

Este punto es uno de los que más se rompe en la comunicación con los hijos. Cuando el padre violenta los primeros 4 principios aquí expuestos por su incapacidad de escuchar, evidentemente lo hará porque su carácter autoritario le lleva a imponer siempre sus razonamientos y voluntad. Este tipo de padre es el que piensa que su hijo no hará nada bien a menos que él le diga exactamente qué hacer. Esto no solo mutilará la personalidad del niño sino que le hará un perfecto inseguro y co-dependiente de su mami y papi que todo lo saben.

Permita a su hijo exponer sus ideas, déjelo que acierte y que se equivoque, él no vino a este mundo para ser todo lo que tú no pudiste o soñaste ser, vino para ser el, y aprender mediante el ensayo y el error a cumplir su misión en esta vida. Los padres están para dirigir, para instruir, para guiar hacia el camino correcto, y léame bien, jamás de una manera forzada, sino influyendo positivamente en el niño para que éste sea convencido que ese es el camino correcto. Y Entonces, y solo entonces, aun cuando sea viejo no se apartará de tus enseñanzas. De allí la importancia del ejemplo, pues tu hijo no imitará lo que dices, sino lo que haces. Si hoy tienes jóvenes en casa que no te escuchan, que no son comunicativos, seguramente ignoraste al niño y hoy sus puentes de comunicación están rotos. No le etiquetes de rebelde, comienza a trabajar el arte de escuchar, de ponerte en el lugar del otro, y aunque en el tiempo de la adolescencia es mucho más difícil establecer una buena comunicación, ¡seguramente lo lograrás!


ADILET FERMÍN
FUNDAJEZREEL

lunes, 18 de febrero de 2019

CÓMO SE HACE UN MENTIROSO


Una de las quejas que más se escuchan de los padres es acerca de que sus hijos son mentirosos. La mentira puede tener dos causantes: una es evitar o eludir una consecuencia y la otra puede darse por motivos de una enfermedad conocida como "mitomanía", la cual consiste en decir mentiras de forma sistemática para cambiar una realidad que no se considera muy agradable,  en este caso la persona no puede dejar de mentir y a veces ni se da cuenta que está mintiendo.

Quiero hablarles en este caso del primer causante, sin que esto signifique que la mitomanía no tenga importancia, solo que en esta oportunidad me enfocaré en esa mentira que es inducida por factores externos.

Cuando son los padres quienes inducen a la mentira

Un padre que infunda "miedo" en lugar de respeto, provocará que sus hijos no le tengan la suficiente confianza para decirles la verdad. Recuerdo una vez que jugando a la pelota (cosa que estaba prohibida hacer dentro de la casa), rompí un valioso jarrón que mamá solía colocar en el centro de una mesa en nuestra sala. Recuerdo también que como pude lo pegue con pega blanca, sin embargo; debido a mi inocencia e inexperiencia remendando floreros, mamá descubrió con gran facilidad mi intento por reparar mi error.

Lo que para mi fue un acto heroico, para mamá fue un motivo de ejercer en mí un fuerte castigo físico. Sé que muchos de los que me leen pasaron por alguna situación parecida, por lo que me gustaría ver tu mano arriba en señal que estás de acuerdo conmigo. Ahora, tú que levantaste tu mano, seguramente a raíz de esa experiencia, comenzaste a negar hasta la muerte tu responsabilidad en otras ocasiones. ¡Créeme que te entiendo!, Pues por alguna extraña razón las experiencias desagradables, tristes y dolorosas quedan grabadas en nuestra mente y las evitaremos a toda costa, o ¿Quién después de quemarse con la plancha, no se cerciora en las próximas oportunidades que esté realmente apagada?

Quise contarles esta pequeña anécdota, para que aquellos padres que me leen reflexionen al respecto y tengan presente que un niño jamás rompe un jarrón ni ningún otro objeto de "valor" que puedas tener en casa con premeditación y alevosía. El no trazó un plan para destruirte el día, solo recuerda que es un niño, como lo fuiste tú y que si rompió algo, esto debe ser una gran ocasión para enseñarle con amor e inteligencia que cuando no obedecemos las normas y no somos lo suficientemente cuidadosos podemos llegar a causar daños irreparables.

Educar con inteligencia construye y edifica grandes hombres

Convierte cada travesura o falta de tus hijos en una oportunidad para sembrar en sus corazones una lección de vida que le acompañe hasta el fin de sus días. Actuar con inteligencia marcará la diferencia en la formación y el carácter de tus pequeños. Hazles entender con firmeza y con palabras sabias que nuestras decisiones la mayoría de las veces son irreversibles, esto les ayudará a obedecer las normas establecidas dentro y fuera de casa.

Actuar inteligentemente te llevará a evitar que emociones como la ira, el enojo y la frustración te dominen. Una regla importante a la hora de corregir a tus hijos es no hacerlo si estás bajo emociones muy fuertes; ya que estas te harán destruir en lugar de construir a los futuros hombres del mañana. Piensa que así como ese jarrón pese al tiempo y la cantidad de pega que me llevó repararlo no quedó igual, así tampoco el corazón de tu hijo volverá hacer el mismo si lo marcas con frases hirientes y descalificadoras. Un niño olvidará la cantidad de azotes que puedas darle en un momento de molestia, pero difícilmente olvidará las palabras que salgan de tu boca en ese momento.

Por último, premia su honestidad. Cuando el niño asuma de manera voluntaria su error no le castigues, pues por medio del castigo le estarás diciendo que decir la verdad no tiene ningún tipo de valor. Si por el contrario, debes gritar y amenazar para que el niño te diga la verdad, debes revisar si en otras oportunidades no has cumplido con las dos reglas anteriormente expuestas acá o si hay alguien que esta ejerciendo alguna influencia en el niño para que mienta. De ser así, debes trabajar para que los lazos de confianza entre tus pequeños y tú, sea restablecida nuevamente y puedan tener una relación y una comunicación saludable.

ADILET FERMÍN
DIRECTORA
FUNDACIÓN JEZREEL

jueves, 25 de octubre de 2018

RENUNCIA A LA NECESIDAD DE SER LA VÍCTIMA


RENUNCIA A LA NECESIDAD DE SER LA VÍCTIMA

Aunque la mayoría de nosotros venimos solos a este mundo (o por lo menos es una frase que muchos utilizan con la intención de mostrarse fuertes frente a otros), otra verdad es que no podemos vivir aislados. Vivimos en un mundo donde necesitamos de otros y otros necesitan de nosotros. De allí la importancia de tolerarnos, respetarnos y aceptarnos los unos a los otros.

Esta generación vive en una absoluta tensión a diario, salir temprano, llevar a los niños a la escuela, cumplir con las obligaciones laborales, matrimoniales y universitarias no suele ser fácil; esto asociado a ser hijos, vecinos y compañeros de trabajo muchas veces nos convierte en personas tóxicas, incapaces de mantener buenas relaciones con quienes nos rodean. Aquí te doy algunos consejitos que te ayudarán a vivir la vida en positivo y hacer de la vida de los que te rodean, ¡un paraíso terrenal!

RENUNCIA A LA NECESIDAD DE SER LA VÍCTIMA

En una oportunidad, un médico al llegar a casa encuentra a su perrito herido, preocupado se acercó para tratar de ayudarle, pero la respuesta del animal fue morderle. El hombre muy molesto llamó al personal de servicio para que se deshicieran de aquella mascota, que por años había sido su “amigo fiel”.

Aquel hombre, no se había percatado de algo… en su desesperación por ayudar a su fiel amigo, le había lastimado la herida cuando se acercó, la respuesta del animal más que ser un “mal agradecido”, como su dueño le había etiquetado minutos antes, fue instintiva; es decir, una respuesta natural a su dolor.

Cuántas veces recibimos pequeñas “mordidas” por parte de nuestra pareja, de un hijo, de un profesor, de nuestros padres, de un vecino o compañero de trabajo y lo tomamos como personal. ¡Renuncia a la necesidad de ser la víctima! Nada de lo que hasta ahora has vivido fue planificado en tu contra, solo han sido respuestas instintivas de un corazón lastimado.

Cuando escogemos ser la víctima, todo nos ofende. Cuando escogemos ser la víctima no damos paso a la tolerancia ni a la comunicación efectiva, ya que daremos por hecho una acción que solo es real en nuestros pensamientos e ideas preconcebidas, porque no juzgamos de acuerdo a la actitud del otro, juzgamos de acuerdo a nuestras propias actitudes y vivencias.
Cuando entendemos que todo tiene una razón y que no necesariamente es personal, dejaremos de sentirnos ofendidos frente a las acciones y actitudes de otros. Cuando das amor y recibes gritos, tienes que comprender que cada uno da de lo que tiene.

Aprender a respetar a los otros es la clave…

Todos provenimos de hogares distintos, todos poseemos diferentes hábitos, costumbres y un sinnúmero de patrones conductuales, paradigmas y creencias. Esperar que los demás respondan de acuerdo a nuestro sistema de creencias es un acto egoísta y poco tolerante. Aprendamos a respetar los espacios, los silencios y la personalidad de cada persona que nos rodea. Aprendamos incluso a respetar su derecho a “morder” cuando sienten dolor, y una vez pasado este tiempo probablemente nos podamos acercar para ofrecer nuestra ayuda.

ADILET FERMÍN
DIRECTORA
FUNDAJEZREEL


“Nuevo Tiempo para Sembrar Futuro y Conciencia”

lunes, 16 de julio de 2018

¿Por qué la Familia Importa?


¿POR QUÉ LA FAMILIA IMPORTA?

Lo más importante en la realización de un edificio es su base, su fundamento. Por supuesto antes de construir una edificación se hace un estudio exhaustivo del suelo para comprobar que dicho terreno tiene las condiciones necesarias. Lo mismo debería suceder a la hora de despertarse en nosotros la necesidad de formar una familia.

Muchos hogares se establecen bajo las bases equivocadas y años más tarde vemos como el fracaso termina por derrumbarle. Por ejemplo, ¿cuántos de nosotros estudiamos a la persona elegida para evidenciar que poseía las condiciones óptimas para convertirse en un buen esposo / esposa y sobre todo en un buen padre o madre? No estoy hablándoles de perfección, pues nos moriríamos esperando por ese príncipe o princesa encantada, hablo de ciertas actitudes que en el noviazgo muchas veces se ignoran por temor a quedarse solo como lo podría ser un carácter violento, celos excesivos, infidelidad, vicios, irresponsabilidad, entre otras.
 
La familia continúa siendo la base fundamental de nuestra sociedad, pero basta observar el comportamiento de nuestra juventud para darse cuenta que algo anda mal. Nuestras bases no están lo suficientemente fuertes para evitar que sigan existiendo embarazos a temprana edad pese a la gran cantidad de información que se da en la actualidad, nuestros medios de transporte están llenos de personas irrespetuosas, desconsideradas e intolerantes, en nuestras comunidades impera la indiferencia, la inseguridad, la violencia y la muerte. Tal vez usted considere que estos flagelos deben ser atacados por el gobierno de turno, pero éstos son solo el resultado de familias rotas y con bases débiles.

La importancia de la familia es que en ella radica la conducta de la sociedad, en otras palabras; el comportamiento de nuestra sociedad actual es el reflejo de la mucha o poca educación que se ofrece en casa, de la cantidad de hábitos y disciplina que se impongan desde los primeros años de formación y por supuesto del amor y la atención que se brinden a todos y a cada uno de los miembros de la familia.

¿Qué podemos hacer?

Cuando el terreno de una casa comienza a ceder por lo general se tienden a fortalecer las bases de la misma para estabilizarla. Lo mismo se debe hacer con las familias, es imperante que se revisen las bases y ubicada la falla se fortalezca el fundamento. Alguien dijo que cada quien conoce la gotera de su casa, una vez ubicada el área débil en su familia debe dedicarse con paciencia y mucha constancia a fortalecerla. A continuación, tres áreas de importancia que bajo mi percepción se han descuidado y que necesitan con urgencia ser trabajadas.

El amor: El amor es la primera y más importante de las áreas a fortalecer, pero comience por la raíz. ¡Por favor, ámese!, el amor parte de adentro hacia afuera, nadie que no se ame a sí mismo puede amar a otro. Ame y respete a su pareja, de esta forma será capaz de amar a sus hijos. No demuestre el amor solo con cosas materiales, el amor también se muestra con palabras amables y de reconocimiento. Las frases de descalificación crean fisuras que a veces pueden llegar a convertirse en fracturas, resalte las virtudes de los suyos y verá como comienzan a desaparecer los defectos.

Modifique sus hábitos: La escala de valores es proporcional a los hábitos que se  practican. Si sus hábitos son malos, su escala de valores también lo será. Por tanto, esta es la segunda área a fortalecer dentro de todo núcleo familiar. Charles Reade dijo al respecto: “Siembra un acto y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosecharás un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un destino”. ¿Es usted un mentiroso? ¿Realiza negocios turbios, es impuntual, infiel, intolerante, ladrón, borracho, irrespetuoso, deshonesto, peleonero, grosero e inmoral? Pues aunque usted repita a sus hijos constantemente que no deben ser nada de lo anteriormente mencionado, ellos imitarán su conducta, no sus palabras, así que es tiempo de cambiar y ser verdaderos ejemplos capaces de influir positivamente en la vida de nuestros hijos.

Hágase Presente: Otra de las grandes fallas que están destruyendo nuestros hogares es la ausencia. La tecnología lejos de acercarnos creó un mundo paralelo para cada miembro de la familia. Mientras por aplicaciones como el Facebook o Whatsapp podemos pasar horas chateando, en casa apenas sostenemos una conversación. A los niños desde temprana edad se les obsequia ciertos aparatos que lo mantengan lo más “entretenido posible”. Los niños son entregados al televisor, al internet, a los hogares de cuidado diario, familiares y terceros que nos eviten ejercer la responsabilidad del cuidado y la atención que se merecen los nuestros. Cada minuto que usted pierde al lado de los suyos es un tiempo irrecuperable donde terceros les brindan tiempo, valores o antivalores y amor o desamor. ¡Hágase presente!, regale tiempo de calidad, al llegar a casa deje su celular a un lado y abrace, dígale cuánta falta le hicieron, reúnanse a comer en la mesa y comparta con cada uno lo que hizo durante el día. Dedique tiempo para escuchar a los suyos y tenga presente que todo lo que siembre hoy, lo cosechará mañana en su vida personal, profesional y familiar.

Adilet Fermín
Directora Fundajezreel

“Sembrando Futuro y Conciencia”




lunes, 7 de mayo de 2018

¿Águila o Pato?



Rodrigo estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto. Cuando un taxista se acercó, lo primero que notó fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chofer bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salió del auto dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi. Le alcanzó un cartón plastificado y le dijo: yo soy Willy, su chofer. Mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión.

Después de sentarse, Rodrigo leyó la tarjeta: Misión de Willy: “Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera más rápida, segura y económica posible brindándole un ambiente amigable”.

Rodrigo quedo impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, ¡¡limpio sin una mancha!

Mientras se acomodaba detrás del volante Willy le dijo, “Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado”. Rodrigo bromeando le dijo: “No, preferiría un refresco” Willy sonrío y dijo: “No hay problema tengo un hielera con refresco de Cola regular y dietética, agua y jugo de naranja”. Casi tartamudeando Rodrigo le dijo: “Tomaré la Cola dietética”

Pasándole su bebida, Willy le dijo, “Si desea usted algo para leer, tengo el Reforma, Esto, Novedades y Selecciones…”

Al comenzar el viaje, Willy le paso a Rodrigo otro cartón plastificado, “Estas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio”.

Y como si esto no fuera demasiado, Willy le dijo que tenía el aire acondicionado prendido y preguntó si la temperatura estaba bien para él.

Luego le avisó cual sería la mejor ruta a su destino a esta hora del día. También le hizo conocer que estaría contento de conversar con él o, si prefería lo dejaría solo en sus meditaciones.

“Dime Willy, -le pregunto asombrado Rodrigo- siempre has atendido a tus clientes así?”

Willy sonrió a través del espejo retrovisor. “No, no siempre. De hecho solamente los dos últimos dos años. Mis primero cinco años manejando los gaste la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. Un día escuche en la radio acerca del Dr. Dyer un “Gurú” del desarrollo personal. El acababa de escribir un libro llamado “Tú lo obtendrás cuando creas en ello”. Dyer decía que si tú te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás, muy rara vez no se te cumplirá. Él decía: Deja de quejarte. Se diferente de tu competencia. No seas un pato. Sé un águila. Los patos solo hacen ruido y se quejan, las águilas se elevan por encima del grupo”.

“Esto me llego aquí, en medio de los ojos”, dijo Willy. “Dyer estaba realmente hablando de mí. Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Mire alrededor a los otros taxis y sus chóferes… los taxis estaban sucios, los chóferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios. Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios”.

“Se nota que los cambios te han pagado”, le dijo Rodrigo.

“Si, seguro que sí”, le dijo Willy. “Mi primer año de águila duplique mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadruplique. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reservación a través de mi celular o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos consigo un amigo taxista águila confiable para que haga el servicio”.

Willy era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal.

Posiblemente haya contado esta historia a más de cincuenta taxistas, y solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. Cuando voy a sus ciudades, los llamo a ellos. El resto de los taxistas hacen bulla como los patos y me cuentan todas las razones por las que no pueden hacer nada de lo que les sugería.

Willy el taxista, tomo una diferente alternativa: El decidió dejar de hacer ruido y quejarse como los patos y volar por encima del grupo como las águilas.

No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, un servidor público, "político", ejecutivo, empleado o profesionista, ¿Cómo te comportas? ¿Te dedicas a hacer ruido y a quejarte? ¿Te estás elevando por encima de los otros?

Recuerda: ES TÚ DECISIÓN Y CADA VEZ TIENES MENOS TIEMPO PARA TOMARLA.

sábado, 5 de mayo de 2018

AUXILIO!!! MAMÁ Y PAPÁ LLEGAN A CASA ESTRESADOS…

AUXILIO!!! MAMÁ Y PAPÁ LLEGAN A CASA ESTRESADOS…
Consejos para que tu hogar no se convierta en un ring de boxeo

Si eres de los que al llegar a casa sientes como que estás en el lugar equivocado, este artículo es para ti…

Estamos viviendo en un mundo acelerado donde el estrés y el mal humor muchas veces se apoderan de nosotros y nuestros seres queridos terminan pagando las consecuencias de nuestro estado emocional. No hay nada que nos aleje más de nuestra pareja o hijos que hacer de nuestro hogar un ring de boxeo. A continuación te daremos unos pequeños tips para que conviertas tu hogar en un lugar acogedor y armonioso.



Lo que paso afuera, se queda afuera

Fuera de casa corremos el riesgo de ser violentados, atropellados por funcionarios públicos, maltratados por un jefe abusador, dejados por un transporte, etc; sin embargo, es decisión nuestra el cómo afrontaremos cada una de esas situaciones. Todo es cuestión de actitud, sea lo que sea que hayas experimentado fuera de casa no es culpa de quienes viven bajo tu núcleo familiar, así que no es justo que ellos paguen las consecuencias de tu estado emocional. Por lo tanto, la regla número uno es: No llevar a casa los problemas del trabajo ni lo que sea que hayas vivido fuera de ella.

Haga de la comunicación su mejor aliado

Como le decía hace unos instantes TODO es cuestión de actitud, en vez de llegar a discutir con los niños porque no hicieron la tarea u otros deberes asignados, en vez de acusar a su pareja de ser un desconsiderado y todo lo demás, abrácelos y dígales la falta que le hicieron, luego cuénteles con detalles todo lo que vivió en el día, de esta manera estará fomentando buenas relaciones con los suyos. Conversar le servirá para drenar y despejarse de toda molestia, aparte de crear lazos de empatía con su familia.

Exija con respeto y consideración

La regla número tres es súper importante, y ésta consiste en nunca sacar en cara el esfuerzo que usted hace a diario para llevar el sustento a casa. Jamás utilice frases como “Me parto el lomo para traer comida a la casa”. Cuando decidimos vivir en pareja debemos tener claro que los gastos y el sustento del hogar son nuestra responsabilidad y en ninguna forma debe utilizarse esta tarea como un recurso de defensa ante el cansancio y la insatisfacción. Para que su hogar no sea un ring de boxeo establezca reglas claras para cada uno de los integrantes y por favor ¡No las quebrante!, si uno de los miembros de su familia incumple por ejemplo en el lavado de los “platos sucios”, recuérdele su obligación sin faltarle el respeto ni echarle en cara que la casa es suya y que usted es quien manda allí.

Evite asumir, hágase el favor de preguntar

En casa a veces la rutina nos hace comer a una misma hora, ver el mismo canal de TV y acostumbrarnos a que los hijos y la pareja lleguen a una determinada hora. Sin embargo, no sabemos que les puede estar pasando a nuestros familiares afuera. Si su pareja no ha llegado a la hora acostumbrada no asuma que le está siendo infiel, si su hijo/a no ha llegado del colegio no asuma que está en malos pasos, esto le hará formarse un problema imaginario que después se puede convertir en algo real. Cultive la virtud de la paciencia y ¡hágase el favor de preguntar! No reclame sin tener pruebas de algo, no acuse ni señale injustamente.

Espero que estos consejitos te sirvan, hasta la próxima!

domingo, 15 de abril de 2018

¿NOS CASAMOS O VIVIMOS JUNTOS?


¿NOS CASAMOS O VIVIMOS JUNTOS?


Todo en la vida evoluciona, todo cambia, todo varía y el matrimonio no ha escapado de esta serie de transformaciones. ¿Pero qué tan buenos han sido los cambios sufridos dentro de esta institución?

Quizás para muchos el matrimonio es una institución pasada de moda, que solo genera molestias desde el mismo instante en el que se intenta formalizar así como a la hora de su disolución, sin embargo; su definición se mantiene pese a los diferentes ideales que se puedan tener: La familia es y seguirá siendo la base fundamental de la sociedad y si las bases de un edificio fueron mal elaboradas, ¿tarde o temprano no se desbaratará?

La sociedad se desbarata y todos echan la responsabilidad sobre los gobiernos de turno, pero mientras no existan equipos sólidos conformados por un padre y una madre, amando, formando y educando hombres y mujeres seguirá en aumento el alto índice de delincuencia, los embarazos a temprana edad, las enfermedades de transmisión sexual, la deserción escolar, figura paterna ausente y por supuesto la excesiva ausencia de valores, ética y moral en nuestra sociedad.  En una encuesta que realizamos, al preguntar por qué preferían vivir juntos, en lugar de casarse, los jóvenes citaban las siguientes razones:

Para conocerse mejor
Miedo al fracaso
No es necesario un papel para demostrar el amor

Resultados que surgen de tres factores bien importantes: culpabilidad, temor y percepción equivocada.

Culpabilidad

El divorcio no solo lo experimenta la pareja, los hijos también sufren muy de cerca las consecuencias de la separación de sus padres. Cuando no se ofrece al niño una explicación que él sea capaz de comprender, éste asumirá que tiene responsabilidad en la separación de sus padres. Este tipo de culpa negativa dificulta no solo la toma de decisiones sino que inexplicablemente lleva a cometer en la mayoría de los casos los mismos “errores” que se pretenden evitar. El que experimenta abandono terminará abandonando o con un miedo excesivo a ser nuevamente abandonado. La idea de “conocerse mejor” no proviene de una moda de esta generación, son consecuencias de experiencias vividas dentro del hogar que marcaron de alguna forma la vida de nuestra juventud actual.

Miedo al Fracaso

El miedo al fracaso no es más que la indisposición para intentarlo una y otra vez. Tengamos presente que el niño no aprende lo que usted dice sino lo que usted hace. Cuando se proviene de un hogar donde se exigió demasiado y se esperaron resultados inmediatos no habrá la tolerancia suficiente que se necesita dentro de cualquier relación. El joven está en busca de la persona perfecta o por lo menos que evolucione al ritmo de sus exigencias, por ende, el matrimonio es sinónimo de fracaso.

Falsa percepción del amor

Los hijos de padres divorciados aprenden equivocadamente que el amor está condicionado. El amor para ellos es una especie de carrera de obstáculos donde obligatoriamente se deben cumplir una gran cantidad de requisitos para ser merecedores del mismo, de lo contrario no se ama lo suficiente y por lo tanto se puede concluir quién merece o no tu compañía. El amor se percibe desde un punto de vista novelístico en el que sus principales protagonistas son capaces de escalar montañas, derribar murallas, matar grandes monstruos y acabar con todos los “malvados” que pretendan “matar el amor” que ambos sienten.

No obstante, el amor es una decisión que incluye una serie de elementos que le convierten en un ente inmortal. “El amor no hace nada indebido, no busca lo suyo propio, no es orgulloso ni egoísta, no es jactancioso, no guarda rencor, no tiene envidia. El amor es paciente, no se enoja por cualquier cosa, no se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho. El amor todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (Extraído de las Santas Escrituras, 1 Corintios 13). El verdadero amor no muere, en realidad es apagado por aquellos que no creen en él porque tienen su visión distorsionada. Atrévete a conocer el verdadero amor sacando de ti la culpa, el miedo y esa imagen borrosa y falsa del amor.