#LaFamiliaImporta

Fundación Jezreel "Sembrando Futuro y Conciencia"

Principios Eternos para Familias Saludables

Fundación Jezreel "Sembrando Futuro y Conciencia"

Rescatando la Institución Familiar como Base Fundamental de la Sociedad

Fundación Jezreel "Sembrando Futuro y Conciencia"

Difundiendo Valores en las Familias de Venezuela y el Mundo

Fundación Jezreel "Sembrando Futuro y Conciencia"

Rescatemos la Familia #LaFamiliaImporta

jueves, 2 de marzo de 2017

Haz que cuente

Todos somos optimistas a la hora de pensar en el día de nuestra muerte, a todos nos parece que nos quedan muchos años por vivir, ¿pero qué pasaría si te enteras que sólo te queda un día de vida? y qué peor aún, si descubrieras que en realidad existe un lugar adonde van los “buenos” y otro al que van los “malos”. ¿Insistirías en vivir de forma irresponsable o te convertirías en el mejor hijo, mejor hermano, mejor padre, mejor madre y mejor todo?

Ahora escuchen esto, ustedes que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, pasaremos allí un año, haremos negocios y ganaremos dinero». ¡Y eso que ni siquiera saben qué sucederá mañana! ¿Qué es su vida? Ustedes son como la niebla, que aparece por un momento y luego se desvanece. Más bien, debieran decir: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello». Pero ahora se jactan en sus fanfarronerías. Toda esta jactancia es mala. Así que comete pecado todo el que sabe hacer el bien y no lo hace. (Santiago 4.13-17 Biblia NVI).

Aquí respetamos la ideología y posición religiosa de todos, sin embargo, la vida misma nos muestra esta gran verdad, “hoy estamos pero mañana quién podrá saberlo”. Haz que tu vida cuente haciendo el bien, a la final si de veras existe un castigo eterno para los que hacen el mal habrás salvado tu vida, y si todo fue una gran manipulación habrás ganado la satisfacción de hacer felices a los que estaban a tu alrededor.

miércoles, 25 de enero de 2017

La mujer y el deporte ¿Debe o no Debe?

El rol de la mujer en la sociedad siempre ha estado definido desde el punto de vista de la familia. Con esa percepción han sido criadas y formadas bajo un patrón establecido: casarse, formar un hogar, educar a sus hijos, atender a su pareja, ser guardián y custodia del más mínimo detalle en el hogar.

Obviamente ese patrón de conducta ha ido cambiando con el paso del tiempo y la mujer ha pasado a conquistar espacios que eran impensables y hasta prohibidos para ellas, por ser considerados exclusivos para el hombre.

Por lo general siempre prestamos más atención a mujeres profesionales que ocupan cargos y roles de alto perfil en grandes organizaciones. Mujeres por cuyo profesionalismo, inteligencia e intuición han obtenido grandes éxitos en sus carreras.

Sin embargo, más allá de las carreras universitarias actuales, hay muchas mujeres que se destacan por sus grandes hazañas y éxitos en otro ámbito: el deporte. En nuestro país tenemos grandes talentos deportivos femeninos, que han puesto el nombre de Venezuela en lo más alto del podio, tanto dentro como fuera de él.
En el Zulia, de la vieja guardia, tenemos a Elsa Antúnez, conocida como la “gacela negra” del atletismo regional, quien brilló a finales de la década de los 60, 70 y hasta mediados de los 80, como una extraordinaria atleta que fue líder en las pistas nacionales e internacionales. Lo que le valió ingresar al Salón de la Fama del Atletismo Venezolano.

Otra zuliana destacada es María Elena Giusti, en la especialidad de nado sincronizado y quien participó en las Olimpiadas de Seúl 88, Barcelona 92 y Atlanta 96. Con grandes actuaciones en esta disciplina, María Elena también fue honrada al ser incluida en el Salón de la Fama de la Natación Venezolana.

De la nueva generación, en atletismo, tenemos a Nercely Soto, quien participó en las recientes Olimpiadas de Rio 2016, donde logró llegar a las semifinales en los 200 metros planos. Nercely también tuvo actuación en Londres 2012, y en el año 2016 se convirtió en campeona del XVI Campeonato Iberoamericano de Atletismo.
Y si vemos al resto del país tenemos un grupo selecto de mujeres que destacan en lo deportivo: Yulimar Rojas, Stefany Hernández, Andreina Pinto, Jessica López, Alejandra Benítez, Milka Duno, Deyna Castellanos, y muchas más.

A pesar de que estamos en pleno siglo XXI, todavía se sigue intentando minimizar su presencia y actuación en las canchas deportivas, pero todas ellas logran brillar en cada una de las disciplinas que practican.

Me pongo a pensar en cada mujer deportista que hay, y en que ellas deben compartir su rol de madres, amigas, hermanas, hijas o esposa, con el hecho de hacer un deporte de forma profesional o como entretenimiento. En este punto no es fácil ser deportista profesional porque implica hacer sacrificios, concentrarse en desarrollar y mejorar las técnicas, además de mantener una rutina de entrenamiento, de alimentación, y lo que es más difícil: estar lejos de la familia y los amigos por largos periodos.

Estar lejos de casa, una cuestión que se critica, ya que, la mujer “es del hogar y los hijos”. Una actitud, que como ya dije, ha impuesto la sociedad para volver sumisa y obediente a la mujer.

Así se pensaba en los siglos pasados. La mujer cambio los tacones por los zapatos goma, y sale a realizar actividad física, a montar bicicleta, a hacer yoga y hasta deportes extremos.

Y esto en muchos casos no ha sido impedimento para que se pueda tener hijos, formar un hogar, ser profesional. Que es más aun gratificante cuando se cuenta con el apoyo, respeto y compresión de la familia.

Al final la mejor recompensa de tanto esfuerzo y sacrifico, no solo es la satisfacción de competir para ganar títulos y medallas representando a su país. También se convierte, en un beneficio que nos permite elevar nuestra calidad de vida y así mantener una buena salud física y mental.


Así que chicas, si quieren comenzar a practicar deportes o a realizar una actividad física, no lo piensen mucho, que esto también nos puede ayudar a ser más astutas y exitosas en el mundo de los negocios y empresarial.



Escrito por:
Marylee K. Blackman
Maracaibo, Zulia

martes, 24 de enero de 2017

El sufrimiento me hizo bien


"El sufrimiento me hizo bien, porque me enseñó a prestar atención a tus decretos". Salmos 119:71 (NTV)

El sufrimiento me hizo bien… ¿Cuántos podemos decir lo mismo? ¿Cuántos de nosotros tenemos claro que el sufrimiento es otra de las herramientas que usa Jesús el Carpintero para tallarnos?  ¡Qué aflicción espera a los que discuten con su Creador! ¿Acaso discute la olla de barro con su hacedor? ¿Reprocha el barro al que le da forma diciéndole: “¡Detente, lo estás haciendo mal!”? ¿Exclama la olla: “¡Que torpe eres!”? (Isaías 45:9)

Una de las maneras de decirle a Dios ¿Que torpe eres! Es cuando nos quejamos. Aunque nuestra queja no sea directamente hacia la fuente (Dios), sino hacia aquello que consideramos el medio (entiéndase pastor, líder, amigo, esposo, esposa, hija, hijo, casa, carro); es decir aquello a lo que vemos como el factor problema en medio del proceso, actuamos de forma insensata y rebelde ante el Creador. ¿Acaso no fue lo mismo que hicieron María y Aarón cuando hablaron contra Moisés, responsabilizándolos por los últimos hechos acontecidos? (Léase Nm 11 y 12)

La vida del hombre es un ciclo, siempre actúa de la misma forma. Adán culpó a Eva de su descuido, Eva a la serpiente… La Palabra transformadora de Dios no ha penetrado nuestro corazón, por eso en medio del sufrimiento buscamos un culpable, alguien en quien lanzar nuestra frustración y a la final terminamos llenos de amargura y resentimiento hacia una persona, un objeto o una circunstancia.

Recuerda una cosa: “Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen[j] para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos” (Rom 8.28). Si hasta ahora te ha tocado pelear solo, es porque el Señor conoce tu nivel de resistencia, (1 Corintios 10.13). Si tus hermanos o amigos te traicionaron fue porque Dios deseaba sacar de ti el orgullo y la soberbia de un José al que Dios llamó con propósito, porque eso dice el Salmo 105.16.17: “Mandó hambre a la tierra de Canaán, y cortó la provisión de alimentos. Luego envió a un hombre a Egipto delante de ellos: a José, quien fue vendido como esclavo.” Sus hermanos pensaron que lo vendieron, José pensó que lo habían vendido,  pero SORPRESA: ¡Dios lo envió!!! Cada momento de soledad, hambre, desnudez y enfermedad en tu vida no son para que te llenes de amargura y resentimiento, no son para que te quejes, ni para que pelees con tu Creador, son para que seas agradecido de un Dios que no te dejó ni te dejará nunca! Guarda silencio ante Dios, al final todo será para tu entrenamiento, para que al finalizar el proceso puedas decir como el Salmista: El sufrimiento me hizo bien.


Adilet Fermín
Directora
FUNDAJEZREEL

miércoles, 18 de enero de 2017

Eres lo que Ignoras


La mayoría de artefactos traen en sus  cajas un manual de instrucciones.  Este manual permite al usuario darle el debido uso al producto adquirido y al mismo tiempo permite al fabricante, cubrirse sus espaldas en cuanto a posibles demandas. Algunos más osados, se atreverán a utilizarlo, sólo observando algunas de las referencias que le dictan sus conocimientos y lo que perciben sus sentidos a través de las imágenes del folleto en cuestión. Nadie que haya tenido 3° lavadoras, leerá el manual de una 4°, porque sus conocimientos previos le dicen que ya sabe utilizar el producto.

¿Si realizáramos una encuesta para saber cuántos dedican un espacio de su tiempo a leer el manual de instrucciones de un determinado producto, cuántos sinceramente responderían afirmativamente?

Las empresas más grandes y famosas del mundo, se caracterizan por introducir en cada una de sus fabricaciones un manual de instrucciones que eduque al usuario para darle a sus productos un correcto uso. Asimismo, Dios como fabricante-Creador de la humanidad entera, ha dejado un “Manual de Instrucciones” que nos permitirá darle un correcto uso a nuestra vida, a nuestros seres queridos y a todo cuanto nos rodea; entiéndase empleo, hogar, finanzas y bienes materiales.

Al realizar un manual de instrucciones, el fabricante puede establecer algunas políticas a la hora de recibir devoluciones. Por ejemplo, la Apple tiene dentro de sus normativas reemplazar al usuario el producto, siempre y cuando las fallas del mismo sean por fabricación y no por haberle utilizado de forma incorrecta.

En nuestra vida cotidiana, quisiéramos tener el poder de devolver en muchos casos a un esposo infiel, una esposa amargada, un hijo delincuente, una hija desobediente, un padre ausente o maltratador y a una madre histérica. Pero al contrario de la Apple, Dios no nos reemplazará al “producto en devolución”, sino que nos facilitará las verdades de su Palabra para que una vez suframos una transformación interna, podamos ser agentes de transformación en quienes nos rodean. Alguien dijo: “Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo”. Es un acto egoísta pretender que los demás cambien si primeramente no tomamos la decisión de realizar cambios profundos en nuestro interior.

El acceso a la educación se ha incrementado de manera considerada. Hoy el mundo entero cuenta con una gran cantidad de profesionales, pero a pesar de ello, los hogares se fraccionan cada vez más y aunque contamos con mucha gente capacitada en tecnología, finanzas, economía y otras áreas importantes, la familia sufre el deterioro más grande de la historia. Esto, sin lugar a dudas, se debe a que hoy la gente se prepara para ingresar a un mercado de trabajo, pero no se prepara para afrontar la primera empresa de la cual depende todo su éxito: ¡La Familia!

¿De qué sirve a un hombre tener éxito en una empresa, y adquirir la mayor suma de ganancias, si al llegar a casa no puede disfrutarlas con su familia porque no le conocen? Estuvo tanto tiempo trabajando fuera, que olvido que lo más importante era lo que estaba dentro. Ignoro por completo su “Manual de Instrucciones”, olvidó darle el uso adecuado a su vida y a quienes le rodeaban. Hoy nadie se prepara para ser un buen esposo o esposa. Nadie se capacita para ser padre, para conducir su hogar sabiamente, para ser un buen amigo ni un buen hijo. Si lo vemos desde este punto de vista, podremos darnos cuenta que los problemas que nos afectan, muchas veces parten más de nosotros mismos que de aquellos a quienes culpabilizamos.

Los esposos creen poder llevar su matrimonio de manera exitosa copiando modelos de sus padres, pero ignoran que cada persona, cada tiempo y cada espacio es único e irrepetible. Por lo que tal vez lo que funcionó a una pareja de los años 90 no funcione para ti en el año 2017. Por otra parte, los padres también desean utilizar en pleno siglo XXI las mismas herramientas de castigo y recompensa que utilizaron nuestros padres en los 80, pero una vez más se comete el grave error de comparar a generaciones que han evolucionado tanto en carácter como en conducta, y que innegablemente no actúan, no piensan y no se conducen como lo hacíamos nosotros.

Si queremos cambiar al mundo, cambiemos nosotros primero…

La mayoría de nosotros proviene de un hogar con defectos, estos defectos los arrastraremos el resto de nuestras vidas, y lo llevaremos a nuestros empleos, a nuestras relaciones de amistad, noviazgo, matrimonio y todo sitio al que vayamos, si antes no nos permitimos reconocerlos para poder reprogramar nuestra conducta y liberarnos de aptitudes tóxicas. Por ejemplo: el hijo malcriado, al que sus padres acostumbraron a complacerle en todo cada vez que manifestaba un episodio “berrinchudo”, tiene dentro de su patrón de vida, el controlar a quienes le rodean por medio de estos episodios. Es el típico amigo que exige a su grupo de amistades hacer todo lo que él desea. Es el novio que somete a prueba a la chica: “Si me quieres no le hables más a tu amigo”, “si me quieres ten sexo conmigo”. Es el perezoso que no hace bien su trabajo y cuando recibe una amonestación por su irresponsabilidad, se considera poco valorado. Es la esposa que llora desconsoladamente cuando no logra que su esposo haga lo que ella desea. En fin, muchos de nuestros actuales problemas provienen más de nuestros patrones y de nuestras costumbres que de las personas que nos rodean. ¡Si queremos cambiar al mundo, cambiemos nosotros primero!

La vida trae un manual, ¿ya lo leíste?

La vida trae un manual, este manual es ignorado por muchos, precisamente por creer que los conocimientos previos le permitirán manejar a la perfección las distintas situaciones de la vida. Pero es justamente el desconocimiento lo que está provocando este caos social. El actual índice de divorcios, de abusos infantiles, maltrato intrafamiliar, abortos y muertes violentas no es culpa del gobierno de turno, porque cada quien se convierte en aquello que ignora. ¿Cómo saber si soy un buen hijo, cuándo no sé qué es ser un mal hijo? ¿Cómo puedo ser un buen esposo o esposa si ignoro mis funciones dentro del matrimonio? ¿Cómo saber si soy un padre irresponsable, si desconozco las características que lo definen? ¿Cómo puedo ser un buen ciudadano cuando no conozco las leyes por las cuales se rige mi país?



El orden de los factores SÍ altera el PRODUCTO

Aunque en matemática este principio establece que el orden de los factores no altera el producto, la Biblia, “Manual de Vida” que Dios nos dejó, determina que alterar los principios allí establecidos va arrojarnos consecuencias negativas en nuestro entorno, pues ¡cada uno cosechará lo que haya sembrado! (Gálatas 6.7 TLA). Una mujer que no gobierna de forma adecuada su matrimonio y su hogar, desbaratará a su familia (Proverbios 14.1 TLA), cuando asume los roles equivocados y el trabajo ocupa el primer lugar de su atención, cuando ignora las necesidades físicas y emocionales de su marido, cuando deja la responsabilidad de la educación de sus hijos en terceros,  cuando permite que sus padres dirijan su relación, cuando sencillamente rompe los principios bíblicos no obtendrá los resultados deseados.

Un padre que abandona, experimentará el sufrimiento de una hija al que alguien más abandonará. Enfrentará la amargura y el rechazo de un hijo al que un padre sustituto no comprendió, no amó y no respetó. El esposo que reemplaza lo prioritario por lo importante, terminará siendo un extraño ante su núcleo familiar (Proverbios 15.27 TLA). El marido que actúa de manera egoísta, que es machista, que menosprecia las habilidades y talentos de su esposa, al final de sus días solo recibirá el desprecio de aquellos a quienes no valoró.

¿Alguna vez te has preguntado porque tantas personas de la tercera edad son abandonados? algunos de ellos son abandonados por hijos malvados, otros sencillamente no estuvieron presentes en las vidas de sus hijos. El trabajo los abrumó, los afanes de la vida tomaron el lugar de lo que Dios les entregó: su familia! Hoy viven la amarga realidad de ser unos extraños ante sus hijos. Quiero que lea bien estás próximas líneas: No importa cuanta buena voluntad haya tenido usted en sus acciones, no importa si lo que quería era darle lo mejor a sus hijos, no importa el dolor que sufrió trayéndoles al mundo; si usted no sembró PRESENCIA en sus hijos, si usted no jugó con ellos, si no se convirtió en su camarada, si usted no abrazó, si usted no besó, si usted no dio muestras de afecto, no las espere, porque le repito CADA QUIEN RECOGERÁ EXACTAMENTE LO QUE SEMBRÓ. Mañana usted recogerá de sus hijos adultos la misma cantidad de tiempo que usted invirtió en ellos en su infancia. 

Eres lo que ignoras

Cuando ignoramos el propósito para el cual hemos sido diseñados, ignoramos nuestras funciones. Cuando funcionamos mal, dañamos nuestro entorno. Detrás de cada delincuente hay un niño maltratado, ignorado y muchas veces abusado. Detrás de un hombre infiel se esconde un hombre inseguro que pretende probar a otros lo que él no cree de sí mismo. Detrás de una persona que constantemente golpea hay un ser humano que sin duda alguna necesita ser abrazado. Cuántos males evitáramos en nuestra sociedad si cada quien viviese conforme a su misión; cuántos males evitáramos en nuestro planeta si cada uno leyese su manual de funcionamiento y aplicara paso por paso cada instrucción aquí dejada. La Biblia no es un libro pasado de moda, sus antiguos consejos siguen vivos y están allí para que cada ser humano pueda vivir una vida exitosa, su objetivo es enseñar sabiduría y disciplina, ayudar a las personas a comprender la inteligencia de los sabios, enseñarles a vivir una vida disciplinada y exitosa para hacer lo que es correcto, justo e imparcial. Sus dichos darán inteligencia al ingenuo, conocimiento y discernimiento al joven. Harán  que el sabio escuche y se haga aún más sabio y que los que tienen entendimiento reciban dirección. ¡Léela y lo comprobarás!




Por Adilet Fermín
www.twitter.com/@adiorfil
Directora FUNDAJEZREEL

martes, 17 de enero de 2017

La Vida es tan solo una Oportunidad

No hace mucho me encontraba en una funeraria, pues el hijo de una amiga muy cercana partió de esta tierra, al entrar en aquel lugar la tristeza y el dolor te invaden, el ver el llanto de sus parientes más cercanos por su pronta partida te rompe el corazón. Ver a una madre sentada sin poder levantarse ante la debilidad, el dolor, la angustia y el desespero de saber que no podrá verle más, que no compartirá más con él sus momentos de tristeza, de alegría, rabia o dolor te hacen caer en una intensa depresión.

El estar en ese lugar me hizo sentir muy mal, esa situación me puso a pensar en tantas cosas... yo creo que es tan normal e irónico pensar en cosas tristes en una situación de tristeza, pero ¿Por qué hay que esperar estos momentos para poder ver lo buena persona que era quien murió? ¿Por qué tenemos los pensamientos tan reajustados, que cuando muere alguien es cuando reconocemos que lo amamos, que lo extrañamos, que era bueno o buena en lo que hacía? ¿Por qué seremos así?.

Puede que ya estemos cansados de escucharlo, pero la vida es una sola, la vida es una sola oportunidad que DIOS te da para que la vivas correctamente a plenitud. A veces vivimos empeñados en querer vivir amargados, tristes, deprimidos, molestos, etc., por una situación o cosa que nos quita la paz, el gozo y la armonía. Vivimos sin paz, llenándonos de preocupaciones que nos roban la estabilidad, dejando que el miedo poco a poco invada nuestros pensamientos, nuestro corazón cayendo así en un profundo fracaso.
Pero ese no es el fin, nos olvidamos de aquél que nos dio la vida, de aquél que nos dio el poder de asumir este reto, de aquél que es Nuestro Sustento, nuestra Fortaleza, nuestro pronto auxilio en la tribulación, nuestro Padre y Amigo DIOS.

"Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal".
Mateo 6:34

No te preocupes por el día de mañana, vivirás en total abundancia sólo si le crees a Él, la Fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve. No esperes llegar a un funeral de cualquier pariente o amigo para darte cuenta que eran buenas personas, o de qué pasaría si tú estuvieses en el lugar de la familia del difunto. No, tú tienes una oportunidad en cada amanecer para volver hacer las cosas bien cada día. VIVE, AMA, DISFRUTA, DILE A LOS TUYOS CUANTO LES AMAS, CUANTO DISFRUTAS DE SU COMPAÑÍA, CUÁN FELIZ ESTÁS DE QUE ELLOS ESTÉN CERCA DE TI, SONRÍE, APROVECHA CADA OPORTUNIDAD. TRANSFORMA, CREA, DISEÑA, PLANTEA, CUMPLE TUS METAS Y SUEÑOS, PROPONTE COSAS GRANDES PORQUE TIENES A UN DIOS GRANDE Y CON ÉL ¡TODO ES POSIBLE!

No esperes al día de mañana para hacer lo que puedes hacer hoy, llénate cada día más de Dios y cada vez que lo hagas te acercarás y te parecerás más a Él.


VIVE CADA DÍA COMO SI FUERA EL ÚLTIMO, NO SABES HASTA CUANDO SERÁ TU OPORTUNIDAD DE VIVIR. SI CONFÍAS PLENAMENTE EN DIOS ENTONCES NO TIENES DE QUE PREOCUPARTE.

¿CUÁNDO FUE LA ÚLTIMA VEZ QUE HICISTE ALGO POR PRIMERA VEZ?

Recuerda, los límites los pones tú...

Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. (Efesios 5:16)




Por: Eliana Velásquez
Iglesia Ministerio Internacional Apostólico Unidos en Cristo

miércoles, 11 de enero de 2017

Salir de la Burbuja


Venezuela es un país bendecido con la gracia de poseer grandes talentos en muchas áreas: ciencias, deportes, música, educación, arte, entretenimiento, etc. Con grandes talentos de sobra que ponen en alto el nombre del país y de su gente.

Hoy vemos a una nueva generación: En deportes a Ruben Limardo y su medalla de oro en Londres 2012, a Antonio Díaz y sus muchos triunfos en karate, a Andreina Pinto en natación y sus poderosas brazadas, a Miguel Cabrera, triunfador en todo en la MLB, al pequeño gigante José Altuve dueño de todo en la MLB. Y tantos otros criollos que destacan a nivel internacional.
En música: Gustavo Dudamel, destacado director musical, Gabriela Montero excelente pianista, Chino y Nacho con sus ritmos pegajosos, y tantos más. Una generación talentosa, valiente y decidida que ve con satisfacción el fruto de su esfuerzo y sacrificio.

Pero también veo a otra generación. Yo veo a muchos chamos en otra cosa, otro mundo… los veo en una burbuja, Una burbuja donde solo entran ellos, sus códigos de comunicación, su vestimenta, sus teléfonos inteligentes y las redes sociales. Una generación que se pierde la oportunidad de reunirse a jugar pelotica de goma, fichitas, metras, al toque se la queda, andar en bicicleta, montar  patines y patinetas, volar petaca, jugar al aire libre, en los parques, plazas, de sentir la naturaleza. Y ustedes me dirán ¨"es que aquellos eran otros tiempos", y es verdad, lo eran. En estos días se hace un tanto difícil disfrutar de una actividad al aire libre, pero aun hay opciones de diversión.

Pese a toda esta gran diversidad de sano entretenimiento, al mismo tiempo también las cosas de la vida, como el estrés, las preocupaciones, el trabajo, la rutina diaria se han encargado de limitar  muchas de esas actividades y juegos que disfrutamos de niños. Siempre he pensado que el deporte, la actividad física, la cultura en todas sus expresiones, es una  de las vías más fáciles para desafiar y derrotar al ocio y la vaguedad. Una vía para enfocarnos y correr hacia la meta de nuestros sueños.

Muchos niños y jóvenes que lamentablemente están hundidos en las drogas, en el alcohol, en la violencia en el hogar y en la calle, en la burla y humillación hacia el otro, no tienen el chance ni oportunidad de darle rienda a lo que debería ser: estudiar, aprender, compartir, en fin, de ser niños.
Parte de esta generación esta convencida y piensa que es más cool ser pran que estudiar, leer, llenarse de conocimientos. Que es más fácil ser "gestor"  y ganar dinero sin esfuerzo, que salir de la burbuja para estar con la gente, con su familia, amigos. A patear un balón, a batear una pelota o a lanzar el balón al aro.

Hace unos días vi en las redes sociales una foto de un niño, creo que no pasaba de los seis años, posando orgulloso y sonriente con un arma de fuego. Me dio dolor y pena ajena. Y pensé: ¿Por qué un arma y no un guante, un bate o un balón de fútbol? ¿o un cuento y un cuaderno?.

Venezuela tiene talento, sí, de sobra, pero de nada vale tener talento sino se estimula, sino se le enseña al chamo a utilizarlo de forma productiva y creativa. De nada vale ese talento si en el hogar  no se enseñan los valores básicos de convivencia, del respeto por el otro. De nada vale si en el colegio o en la calle te agreden, te discriminan, te aplican el odio. En los últimos años Venezuela se ha visto hundida en una espiral de odio, violencia, inseguridad. Violencia que ha generado más violencia. Menos tolerancia a lo que nos rodea y a lo que nos une como sociedad, como ciudadanos.

Tenemos talento, sí, de sobra, en el deporte, en las artes, en la tecnología, en la música y en muchas cosas más, pero se está perdiendo, se nos está olvidando que, a pesar de las dificultades podemos ser mejores si nos proponemos y nos dedicamos a desarrollar y fomentar ese talento que poseemos y que no hemos sabido canalizar para alcanzar nuestras metas.

Importante destacar el papel de los padres en el hogar, quienes como guías fundamentales deben orientar a sus hijos a realizar actividades que despierten en ellos curiosidad por aquellas cosas que podrían ser beneficiosas en su vida como adultos. ¿Que el niño no tiene aptitudes para el deporte? No importa, ponga un libro en sus manos y espere a ver qué pasa.

Insisto en el tema de que entre más opciones de entretenimiento sano, culturales y deportivas tengan los niños; futuros adultos ciudadanos del mundo, más estamos seguros de cambiar las cosas a favor y de que la vida no se vuelva tan intensa y difícil ante los problemas.

Yo incito e invito a mis amigos que son padres a que busquen y estimulen ese talento que tiene su hijo, que practiquen deportes, que desarrollen un pasatiempo, el que sea, el que puedan, el que más les guste. Vamos a salir de la burbuja, vamos a rescatar a esta generación.

Venezuela puede y debe. Es una deuda pendiente con nuestros niños y jóvenes.

El talento lo tenemos, la clave está en estimular, apoyar y darle la oportunidad de surgir.

Por Marylee Blackman Thomas
Email: mblackman@gmail.com
Maracaibo, Venezuela

¿Como vestiríamos si el mundo fuera ciego?


Por, Katiuska N. Moran Vergel

“¿…No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?
 Evangelio Según San Mateo 6:25B


¿Para qué y para quién vestimos? ¿Lo hacemos por el necesario abrigo? ¿O una profunda necesidad de que nos miren se apoderó del ser humano tras perder la mirada compasiva y buena de un Padre?

Por allá, bien lejos en la historia de la creación, cuando el primer hombre y la primera mujer se vieron desnudos, trataron de cubrir sus faltas con una hoja de parra. Su vergüenza ha traspasado los siglos hasta llegar a nuestros días como un gen travieso que nos impulsa a “sobre-abrigarnos” para que no se vean nuestras carencias.  Y ¿si fuésemos ciegos y nadie pudiera ver que vestimos, si nadie pudiera observar si el color de nuestra blusa combina con el calzado?  ¿Cuál sería nuestra conducta? No se apresuren a juzgarme, sólo es un paseo imaginario por la mente de esta mujer que conoce de closets abarrotados y closets vacios. Es un ejercicio de reflexión humana que me conduce a pensar en pies descalzos y personas sin abrigo. De niños con sueños que no alcanzan a realizarlos. De miles que duermen sin comer mientras que, con un solo par de zapatos de esos que se amontonan en nuestros closets podemos alimentarlos una semana.

Aterrizando a la realidad y ya que no somos ciegos ¿Podemos ver esos piececitos descalzos, morenos que combinan con la piel de un torso también desnudo? ¿Podemos ver que nuestros zapatos amarillos combinan con la palidez del hambre? ¿O podemos combinar la cartera color negro con el futuro de un niño indigente? Esta conducta traspasa fronteras, no es propia de nosotros los venezolanos, es una actitud que nos es familiar como seres humanos, trasciende el tiempo y el espacio, pero no por ser común es la correcta, correr desenfrenadamente a acumular hojas de parra para cubrir nuestra desnudez nos deja desnudos ante la cruel realidad de un mundo carente de amor, de miradas de misericordia que nos obligan a poner freno y pensar en el otro, en el prójimo, en ese que está a tu lado y cuya mirada no se enfoca en tus zapatos o en tus pantalones sino en tus manos, en esas manos que pueden hacer la diferencia, de cuyas manos espera que le compartas un trozo de pan, un abrigo, o un calzado.

“Que nuestra belleza no sea la externa, que consiste en adornos tales como peinados ostentosos, joyas de oro y vestidos lujosos. Que nuestra belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Ésta, es la que sí que tiene mucho valor delante de Dios” (1)

¿Cómo nos vestiríamos si el mundo fuera ciego? Quizás me respondas: ¡pero no lo es! y yo te diría: ¡parece que sí! porque al no ver la necesidad del hermano, del amigo, del prójimo, nuestra ceguera vas más allá de la simple y hermosa posibilidad de apreciar lo que puedes ver con tus ojos.

1ra Pedro 3: 3-4