#LaFamiliaImporta

Fundación Jezreel "Sembrando Futuro y Conciencia"

Principios Eternos para Familias Saludables

Fundación Jezreel "Sembrando Futuro y Conciencia"

Rescatando la Institución Familiar como Base Fundamental de la Sociedad

Fundación Jezreel "Sembrando Futuro y Conciencia"

Difundiendo Valores en las Familias de Venezuela y el Mundo

Fundación Jezreel "Sembrando Futuro y Conciencia"

Rescatemos la Familia #LaFamiliaImporta

jueves, 25 de octubre de 2018

RENUNCIA A LA NECESIDAD DE SER LA VÍCTIMA


RENUNCIA A LA NECESIDAD DE SER LA VÍCTIMA

Aunque la mayoría de nosotros venimos solos a este mundo (o por lo menos es una frase que muchos utilizan con la intención de mostrarse fuertes frente a otros), otra verdad es que no podemos vivir aislados. Vivimos en un mundo donde necesitamos de otros y otros necesitan de nosotros. De allí la importancia de tolerarnos, respetarnos y aceptarnos los unos a los otros.

Esta generación vive en una absoluta tensión a diario, salir temprano, llevar a los niños a la escuela, cumplir con las obligaciones laborales, matrimoniales y universitarias no suele ser fácil; esto asociado a ser hijos, vecinos y compañeros de trabajo muchas veces nos convierte en personas tóxicas, incapaces de mantener buenas relaciones con quienes nos rodean. Aquí te doy algunos consejitos que te ayudarán a vivir la vida en positivo y hacer de la vida de los que te rodean, ¡un paraíso terrenal!

RENUNCIA A LA NECESIDAD DE SER LA VÍCTIMA

En una oportunidad, un médico al llegar a casa encuentra a su perrito herido, preocupado se acercó para tratar de ayudarle, pero la respuesta del animal fue morderle. El hombre muy molesto llamó al personal de servicio para que se deshicieran de aquella mascota, que por años había sido su “amigo fiel”.

Aquel hombre, no se había percatado de algo… en su desesperación por ayudar a su fiel amigo, le había lastimado la herida cuando se acercó, la respuesta del animal más que ser un “mal agradecido”, como su dueño le había etiquetado minutos antes, fue instintiva; es decir, una respuesta natural a su dolor.

Cuántas veces recibimos pequeñas “mordidas” por parte de nuestra pareja, de un hijo, de un profesor, de nuestros padres, de un vecino o compañero de trabajo y lo tomamos como personal. ¡Renuncia a la necesidad de ser la víctima! Nada de lo que hasta ahora has vivido fue planificado en tu contra, solo han sido respuestas instintivas de un corazón lastimado.

Cuando escogemos ser la víctima, todo nos ofende. Cuando escogemos ser la víctima no damos paso a la tolerancia ni a la comunicación efectiva, ya que daremos por hecho una acción que solo es real en nuestros pensamientos e ideas preconcebidas, porque no juzgamos de acuerdo a la actitud del otro, juzgamos de acuerdo a nuestras propias actitudes y vivencias.
Cuando entendemos que todo tiene una razón y que no necesariamente es personal, dejaremos de sentirnos ofendidos frente a las acciones y actitudes de otros. Cuando das amor y recibes gritos, tienes que comprender que cada uno da de lo que tiene.

Aprender a respetar a los otros es la clave…

Todos provenimos de hogares distintos, todos poseemos diferentes hábitos, costumbres y un sinnúmero de patrones conductuales, paradigmas y creencias. Esperar que los demás respondan de acuerdo a nuestro sistema de creencias es un acto egoísta y poco tolerante. Aprendamos a respetar los espacios, los silencios y la personalidad de cada persona que nos rodea. Aprendamos incluso a respetar su derecho a “morder” cuando sienten dolor, y una vez pasado este tiempo probablemente nos podamos acercar para ofrecer nuestra ayuda.

ADILET FERMÍN
DIRECTORA
FUNDAJEZREEL


“Nuevo Tiempo para Sembrar Futuro y Conciencia”

lunes, 16 de julio de 2018

¿Por qué la Familia Importa?


¿POR QUÉ LA FAMILIA IMPORTA?

Lo más importante en la realización de un edificio es su base, su fundamento. Por supuesto antes de construir una edificación se hace un estudio exhaustivo del suelo para comprobar que dicho terreno tiene las condiciones necesarias. Lo mismo debería suceder a la hora de despertarse en nosotros la necesidad de formar una familia.

Muchos hogares se establecen bajo las bases equivocadas y años más tarde vemos como el fracaso termina por derrumbarle. Por ejemplo, ¿cuántos de nosotros estudiamos a la persona elegida para evidenciar que poseía las condiciones óptimas para convertirse en un buen esposo / esposa y sobre todo en un buen padre o madre? No estoy hablándoles de perfección, pues nos moriríamos esperando por ese príncipe o princesa encantada, hablo de ciertas actitudes que en el noviazgo muchas veces se ignoran por temor a quedarse solo como lo podría ser un carácter violento, celos excesivos, infidelidad, vicios, irresponsabilidad, entre otras.
 
La familia continúa siendo la base fundamental de nuestra sociedad, pero basta observar el comportamiento de nuestra juventud para darse cuenta que algo anda mal. Nuestras bases no están lo suficientemente fuertes para evitar que sigan existiendo embarazos a temprana edad pese a la gran cantidad de información que se da en la actualidad, nuestros medios de transporte están llenos de personas irrespetuosas, desconsideradas e intolerantes, en nuestras comunidades impera la indiferencia, la inseguridad, la violencia y la muerte. Tal vez usted considere que estos flagelos deben ser atacados por el gobierno de turno, pero éstos son solo el resultado de familias rotas y con bases débiles.

La importancia de la familia es que en ella radica la conducta de la sociedad, en otras palabras; el comportamiento de nuestra sociedad actual es el reflejo de la mucha o poca educación que se ofrece en casa, de la cantidad de hábitos y disciplina que se impongan desde los primeros años de formación y por supuesto del amor y la atención que se brinden a todos y a cada uno de los miembros de la familia.

¿Qué podemos hacer?

Cuando el terreno de una casa comienza a ceder por lo general se tienden a fortalecer las bases de la misma para estabilizarla. Lo mismo se debe hacer con las familias, es imperante que se revisen las bases y ubicada la falla se fortalezca el fundamento. Alguien dijo que cada quien conoce la gotera de su casa, una vez ubicada el área débil en su familia debe dedicarse con paciencia y mucha constancia a fortalecerla. A continuación, tres áreas de importancia que bajo mi percepción se han descuidado y que necesitan con urgencia ser trabajadas.

El amor: El amor es la primera y más importante de las áreas a fortalecer, pero comience por la raíz. ¡Por favor, ámese!, el amor parte de adentro hacia afuera, nadie que no se ame a sí mismo puede amar a otro. Ame y respete a su pareja, de esta forma será capaz de amar a sus hijos. No demuestre el amor solo con cosas materiales, el amor también se muestra con palabras amables y de reconocimiento. Las frases de descalificación crean fisuras que a veces pueden llegar a convertirse en fracturas, resalte las virtudes de los suyos y verá como comienzan a desaparecer los defectos.

Modifique sus hábitos: La escala de valores es proporcional a los hábitos que se  practican. Si sus hábitos son malos, su escala de valores también lo será. Por tanto, esta es la segunda área a fortalecer dentro de todo núcleo familiar. Charles Reade dijo al respecto: “Siembra un acto y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosecharás un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un destino”. ¿Es usted un mentiroso? ¿Realiza negocios turbios, es impuntual, infiel, intolerante, ladrón, borracho, irrespetuoso, deshonesto, peleonero, grosero e inmoral? Pues aunque usted repita a sus hijos constantemente que no deben ser nada de lo anteriormente mencionado, ellos imitarán su conducta, no sus palabras, así que es tiempo de cambiar y ser verdaderos ejemplos capaces de influir positivamente en la vida de nuestros hijos.

Hágase Presente: Otra de las grandes fallas que están destruyendo nuestros hogares es la ausencia. La tecnología lejos de acercarnos creó un mundo paralelo para cada miembro de la familia. Mientras por aplicaciones como el Facebook o Whatsapp podemos pasar horas chateando, en casa apenas sostenemos una conversación. A los niños desde temprana edad se les obsequia ciertos aparatos que lo mantengan lo más “entretenido posible”. Los niños son entregados al televisor, al internet, a los hogares de cuidado diario, familiares y terceros que nos eviten ejercer la responsabilidad del cuidado y la atención que se merecen los nuestros. Cada minuto que usted pierde al lado de los suyos es un tiempo irrecuperable donde terceros les brindan tiempo, valores o antivalores y amor o desamor. ¡Hágase presente!, regale tiempo de calidad, al llegar a casa deje su celular a un lado y abrace, dígale cuánta falta le hicieron, reúnanse a comer en la mesa y comparta con cada uno lo que hizo durante el día. Dedique tiempo para escuchar a los suyos y tenga presente que todo lo que siembre hoy, lo cosechará mañana en su vida personal, profesional y familiar.

Adilet Fermín
Directora Fundajezreel

“Sembrando Futuro y Conciencia”




lunes, 7 de mayo de 2018

¿Águila o Pato?



Rodrigo estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto. Cuando un taxista se acercó, lo primero que notó fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chofer bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salió del auto dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi. Le alcanzó un cartón plastificado y le dijo: yo soy Willy, su chofer. Mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión.

Después de sentarse, Rodrigo leyó la tarjeta: Misión de Willy: “Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera más rápida, segura y económica posible brindándole un ambiente amigable”.

Rodrigo quedo impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, ¡¡limpio sin una mancha!

Mientras se acomodaba detrás del volante Willy le dijo, “Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado”. Rodrigo bromeando le dijo: “No, preferiría un refresco” Willy sonrío y dijo: “No hay problema tengo un hielera con refresco de Cola regular y dietética, agua y jugo de naranja”. Casi tartamudeando Rodrigo le dijo: “Tomaré la Cola dietética”

Pasándole su bebida, Willy le dijo, “Si desea usted algo para leer, tengo el Reforma, Esto, Novedades y Selecciones…”

Al comenzar el viaje, Willy le paso a Rodrigo otro cartón plastificado, “Estas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio”.

Y como si esto no fuera demasiado, Willy le dijo que tenía el aire acondicionado prendido y preguntó si la temperatura estaba bien para él.

Luego le avisó cual sería la mejor ruta a su destino a esta hora del día. También le hizo conocer que estaría contento de conversar con él o, si prefería lo dejaría solo en sus meditaciones.

“Dime Willy, -le pregunto asombrado Rodrigo- siempre has atendido a tus clientes así?”

Willy sonrió a través del espejo retrovisor. “No, no siempre. De hecho solamente los dos últimos dos años. Mis primero cinco años manejando los gaste la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. Un día escuche en la radio acerca del Dr. Dyer un “Gurú” del desarrollo personal. El acababa de escribir un libro llamado “Tú lo obtendrás cuando creas en ello”. Dyer decía que si tú te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás, muy rara vez no se te cumplirá. Él decía: Deja de quejarte. Se diferente de tu competencia. No seas un pato. Sé un águila. Los patos solo hacen ruido y se quejan, las águilas se elevan por encima del grupo”.

“Esto me llego aquí, en medio de los ojos”, dijo Willy. “Dyer estaba realmente hablando de mí. Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Mire alrededor a los otros taxis y sus chóferes… los taxis estaban sucios, los chóferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios. Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios”.

“Se nota que los cambios te han pagado”, le dijo Rodrigo.

“Si, seguro que sí”, le dijo Willy. “Mi primer año de águila duplique mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadruplique. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reservación a través de mi celular o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos consigo un amigo taxista águila confiable para que haga el servicio”.

Willy era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal.

Posiblemente haya contado esta historia a más de cincuenta taxistas, y solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. Cuando voy a sus ciudades, los llamo a ellos. El resto de los taxistas hacen bulla como los patos y me cuentan todas las razones por las que no pueden hacer nada de lo que les sugería.

Willy el taxista, tomo una diferente alternativa: El decidió dejar de hacer ruido y quejarse como los patos y volar por encima del grupo como las águilas.

No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, un servidor público, "político", ejecutivo, empleado o profesionista, ¿Cómo te comportas? ¿Te dedicas a hacer ruido y a quejarte? ¿Te estás elevando por encima de los otros?

Recuerda: ES TÚ DECISIÓN Y CADA VEZ TIENES MENOS TIEMPO PARA TOMARLA.

sábado, 5 de mayo de 2018

AUXILIO!!! MAMÁ Y PAPÁ LLEGAN A CASA ESTRESADOS…

AUXILIO!!! MAMÁ Y PAPÁ LLEGAN A CASA ESTRESADOS…
Consejos para que tu hogar no se convierta en un ring de boxeo

Si eres de los que al llegar a casa sientes como que estás en el lugar equivocado, este artículo es para ti…

Estamos viviendo en un mundo acelerado donde el estrés y el mal humor muchas veces se apoderan de nosotros y nuestros seres queridos terminan pagando las consecuencias de nuestro estado emocional. No hay nada que nos aleje más de nuestra pareja o hijos que hacer de nuestro hogar un ring de boxeo. A continuación te daremos unos pequeños tips para que conviertas tu hogar en un lugar acogedor y armonioso.



Lo que paso afuera, se queda afuera

Fuera de casa corremos el riesgo de ser violentados, atropellados por funcionarios públicos, maltratados por un jefe abusador, dejados por un transporte, etc; sin embargo, es decisión nuestra el cómo afrontaremos cada una de esas situaciones. Todo es cuestión de actitud, sea lo que sea que hayas experimentado fuera de casa no es culpa de quienes viven bajo tu núcleo familiar, así que no es justo que ellos paguen las consecuencias de tu estado emocional. Por lo tanto, la regla número uno es: No llevar a casa los problemas del trabajo ni lo que sea que hayas vivido fuera de ella.

Haga de la comunicación su mejor aliado

Como le decía hace unos instantes TODO es cuestión de actitud, en vez de llegar a discutir con los niños porque no hicieron la tarea u otros deberes asignados, en vez de acusar a su pareja de ser un desconsiderado y todo lo demás, abrácelos y dígales la falta que le hicieron, luego cuénteles con detalles todo lo que vivió en el día, de esta manera estará fomentando buenas relaciones con los suyos. Conversar le servirá para drenar y despejarse de toda molestia, aparte de crear lazos de empatía con su familia.

Exija con respeto y consideración

La regla número tres es súper importante, y ésta consiste en nunca sacar en cara el esfuerzo que usted hace a diario para llevar el sustento a casa. Jamás utilice frases como “Me parto el lomo para traer comida a la casa”. Cuando decidimos vivir en pareja debemos tener claro que los gastos y el sustento del hogar son nuestra responsabilidad y en ninguna forma debe utilizarse esta tarea como un recurso de defensa ante el cansancio y la insatisfacción. Para que su hogar no sea un ring de boxeo establezca reglas claras para cada uno de los integrantes y por favor ¡No las quebrante!, si uno de los miembros de su familia incumple por ejemplo en el lavado de los “platos sucios”, recuérdele su obligación sin faltarle el respeto ni echarle en cara que la casa es suya y que usted es quien manda allí.

Evite asumir, hágase el favor de preguntar

En casa a veces la rutina nos hace comer a una misma hora, ver el mismo canal de TV y acostumbrarnos a que los hijos y la pareja lleguen a una determinada hora. Sin embargo, no sabemos que les puede estar pasando a nuestros familiares afuera. Si su pareja no ha llegado a la hora acostumbrada no asuma que le está siendo infiel, si su hijo/a no ha llegado del colegio no asuma que está en malos pasos, esto le hará formarse un problema imaginario que después se puede convertir en algo real. Cultive la virtud de la paciencia y ¡hágase el favor de preguntar! No reclame sin tener pruebas de algo, no acuse ni señale injustamente.

Espero que estos consejitos te sirvan, hasta la próxima!

domingo, 15 de abril de 2018

¿NOS CASAMOS O VIVIMOS JUNTOS?


¿NOS CASAMOS O VIVIMOS JUNTOS?


Todo en la vida evoluciona, todo cambia, todo varía y el matrimonio no ha escapado de esta serie de transformaciones. ¿Pero qué tan buenos han sido los cambios sufridos dentro de esta institución?

Quizás para muchos el matrimonio es una institución pasada de moda, que solo genera molestias desde el mismo instante en el que se intenta formalizar así como a la hora de su disolución, sin embargo; su definición se mantiene pese a los diferentes ideales que se puedan tener: La familia es y seguirá siendo la base fundamental de la sociedad y si las bases de un edificio fueron mal elaboradas, ¿tarde o temprano no se desbaratará?

La sociedad se desbarata y todos echan la responsabilidad sobre los gobiernos de turno, pero mientras no existan equipos sólidos conformados por un padre y una madre, amando, formando y educando hombres y mujeres seguirá en aumento el alto índice de delincuencia, los embarazos a temprana edad, las enfermedades de transmisión sexual, la deserción escolar, figura paterna ausente y por supuesto la excesiva ausencia de valores, ética y moral en nuestra sociedad.  En una encuesta que realizamos, al preguntar por qué preferían vivir juntos, en lugar de casarse, los jóvenes citaban las siguientes razones:

Para conocerse mejor
Miedo al fracaso
No es necesario un papel para demostrar el amor

Resultados que surgen de tres factores bien importantes: culpabilidad, temor y percepción equivocada.

Culpabilidad

El divorcio no solo lo experimenta la pareja, los hijos también sufren muy de cerca las consecuencias de la separación de sus padres. Cuando no se ofrece al niño una explicación que él sea capaz de comprender, éste asumirá que tiene responsabilidad en la separación de sus padres. Este tipo de culpa negativa dificulta no solo la toma de decisiones sino que inexplicablemente lleva a cometer en la mayoría de los casos los mismos “errores” que se pretenden evitar. El que experimenta abandono terminará abandonando o con un miedo excesivo a ser nuevamente abandonado. La idea de “conocerse mejor” no proviene de una moda de esta generación, son consecuencias de experiencias vividas dentro del hogar que marcaron de alguna forma la vida de nuestra juventud actual.

Miedo al Fracaso

El miedo al fracaso no es más que la indisposición para intentarlo una y otra vez. Tengamos presente que el niño no aprende lo que usted dice sino lo que usted hace. Cuando se proviene de un hogar donde se exigió demasiado y se esperaron resultados inmediatos no habrá la tolerancia suficiente que se necesita dentro de cualquier relación. El joven está en busca de la persona perfecta o por lo menos que evolucione al ritmo de sus exigencias, por ende, el matrimonio es sinónimo de fracaso.

Falsa percepción del amor

Los hijos de padres divorciados aprenden equivocadamente que el amor está condicionado. El amor para ellos es una especie de carrera de obstáculos donde obligatoriamente se deben cumplir una gran cantidad de requisitos para ser merecedores del mismo, de lo contrario no se ama lo suficiente y por lo tanto se puede concluir quién merece o no tu compañía. El amor se percibe desde un punto de vista novelístico en el que sus principales protagonistas son capaces de escalar montañas, derribar murallas, matar grandes monstruos y acabar con todos los “malvados” que pretendan “matar el amor” que ambos sienten.

No obstante, el amor es una decisión que incluye una serie de elementos que le convierten en un ente inmortal. “El amor no hace nada indebido, no busca lo suyo propio, no es orgulloso ni egoísta, no es jactancioso, no guarda rencor, no tiene envidia. El amor es paciente, no se enoja por cualquier cosa, no se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho. El amor todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (Extraído de las Santas Escrituras, 1 Corintios 13). El verdadero amor no muere, en realidad es apagado por aquellos que no creen en él porque tienen su visión distorsionada. Atrévete a conocer el verdadero amor sacando de ti la culpa, el miedo y esa imagen borrosa y falsa del amor.

sábado, 31 de marzo de 2018

CAMPAÑA DE SOLIDARIDAD POR EL MÁS NECESITADO


Campaña de Solidaridad por el más Necesitado
#NoLoTiresDonalo


En los meses de abril y mayo Fundación Jezreel estará llevando a cabo la primera “campaña de solidaridad por el más necesitado”, esta jornada consiste en recolectar la mayor cantidad de ropa, zapatos y juguetes para niños y niñas en edades comprendidas entre los 0 a 13 años.

El objetivo de esta campaña va enrumbado a la ayuda de familias de muy bajos recursos en la ciudad de Caracas. ¿Quiénes pueden participar? Todos aquellos que tengan ropa, zapatos y juguetes en buen estado que se les pueda dar un segundo uso.

Condiciones para tu contribución

  • Ropa, juguetes y calzado en buen estado, si ya no se puede usar no lo dones.
  • El material a donar debe estar limpio, doblado y guardado en bolsas, de esta manera evitaremos que tome mal olor.
  • Recibiremos donaciones solamente de lunes a jueves en horario de oficina y hasta el 31 de mayo del año en curso.


¡Anímate y ayúdanos a ayudar!
 #NoLoTiresDonalo


Si deseas hacer llegar tu donación, escribe al siguiente correo electrónico jezreelfundacion@gmail.com o comunícate a través del (0416) 713.9596

jueves, 29 de marzo de 2018

MIS HIJOS SE DETESTAN ¿QUÉ PUEDO HACER?

MIS HIJOS SE DETESTAN ¿QUÉ PUEDO HACER?
Por Adilet Fermín


Las peleas entre hermanos siempre serán “algo normal” y pueden suceder por las cosas más simples e insignificantes. Éstas pueden surgir desde el simple deseo de ver un determinado canal de tv, un programa preferido, un espacio en la cama de mamá y papá, un juguete (y no precisamente el preferido), una golosina o una prenda de vestir. En resumidas cuentas las peleas entre hermanos siempre son de carácter territorial, todos venimos a este mundo con un propósito y con un espíritu innato que nos impulsa a “competir” para “sobrevivir”.

Desde el mismo instante de nuestra concepción entramos en una lucha por obtener el primer lugar, ese que nos llevará a conquistar ese óvulo que nos preparará para venir a la tierra. Desde antes de nacer somos grandes conquistadores y ese espíritu de lucha permanecerá en nosotros hasta que muramos. Los padres son los primeros responsables de nuestra formación y parte de esa formación consistirá en que nunca nos convirtamos en personas egoístas, envidiosas y detestables no solo para nuestros hermanos, sino para el mundo en general.

DE DÓNDE SE ORIGINAN LAS RIVALIDADES

Quisiera decirles que las riñas entre hermanos son ocasionadas por factores externos pero lamento decir que es en el mismo núcleo familiar donde se originan estas rivalidades. A continuación alguna de las causas por las cuales sus hijos se podrían estar detestando:

a)     Diferencia de Edades

Cuando existe una diferencia significativa de edad entre los hermanos suele despertarse un celo en el o los hermanos mayores y esto se debe al cambio de necesidades que surgen al entrar un nuevo miembro a la familia. Ahora mamá y papá necesitarán ayuda en los quehaceres del hogar, por ejemplo, y el niño o niña que quizás estaba acostumbrado a ser el rey o la princesa de la casa se verá en el aprieto de realizar cosas en el hogar que nunca antes realizó; lo que no solo le hará sentir desplazado sino decepcionado.

b)     La evasión de compromisos y responsabilidades

Hay un error común que cometen muchos padres y es precisamente el evitarle al niño responsabilidades dentro del hogar. Cuando el niño o niña son criados como príncipes y princesas que no pueden realizar ciertas tareas dentro del hogar, indirectamente se les está enseñando que son merecedores de todo, lo que más tarde hará que sus pequeños se vuelvan personas egoístas incapaces de sentir compasión o empatía ante las necesidades del otro. Y esto mi querido lector, lo incluye a usted, al mundo exterior y a los demás miembros de su núcleo familiar. Todo lo que exterioriza un niño en su conducta lo aprende en casa, de manera bien intencionada o no cada una de sus acciones está siendo observada detalladamente por niños que más tarde le imitarán.

c)     Comparaciones

Cada uno de nosotros ingreso a este rico universo con un gran propósito y con dos grandes paquetes: uno de talentos y otro de debilidades. Su responsabilidad como padre será descubrir cada uno de esos talentos en sus hijos e impulsarles a través de la sana motivación y palabras de afirmación para que puedan cumplir su misión en esta tierra. Usted no es padre de un hijo brillante y de otro con defectos de fábrica, usted es el padre de un gran escritor, beisbolista, ingeniero, chef, panadero, cantante o cualquiera sea la profesión que sus hijos (as) elijan y cabe destacar que ellos no han venido a este mundo para cumplir sus sueños personales sino la misión que le fue delegada desde arriba. Imponer en sus hijos su profesión soñada no solo es un acto egoísta sino un mutilador de sueños y propósitos.

d)     Preferencias

Ningún padre es capaz de admitir que siempre habrá un hijo con el cual siente mayor apego o empatía. Las causas de este apego afectivo pueden ir desde un embarazo complicado hasta una especie de “camaradería por igualdad de personalidad”, ¿Nunca ha escuchado por ejemplo, padres que se colocan a favor de uno de sus hijos porque piensa y actúa igual a él? Este pequeño acto de “orgullo santo” no solo puede despertar celos en sus otros hijos sino sentimientos de envidia y competitividad negativa entre ellos. Por otro lado, hay madres que tienen hijos de varias uniones y dan la vida por el hijo de aquel hombre al que creen haber amado más. Igualmente, hay padres que al unirse a una nueva pareja dejan de lado la relación con los hijos de las uniones anteriores para darle el primer lugar a su nuevo “hijito”, creando grandes resentimientos entre hermanos. Sé que no ha sido su intención, pero si desea que sus hijos sean amigos debe revisarse y modificar ciertas actitudes que puedan estar provocando en sus hijos grandes diferencias.

e)     Hijos de padres diferentes

Otra de las causales de rivalidades entre hermanos es el hecho de provenir de diferentes hogares. ¿Cómo se expresa ante sus hijos de su antigua pareja? Si sus hijos se detestan debe revisar qué tipo de mensajes está enviando. Para cada niño su padre es un héroe y si usted constantemente hace comentarios negativos sobre su pareja anterior, créame que sus nuevos hermanos también lo harán.

f)      El Ejemplo

Antes de hablar, antes de actuar, antes de hacer cualquier cosa SIÉNTASE PROFUNDAMENTE VIGILADO; ¡sí! Sus hijos les están observando y más tarde que temprano terminarán imitando su conducta. ¿Cómo resuelve usted sus conflictos conyugales? ¿Cómo actúa ante los momentos de presión? ¿Es usted una persona excesivamente intolerante, gritona y malhumorada? Pues sus hijos resolverán sus conflictos de la misma forma en la que usted los resuelve. Repito, TODO, absolutamente TODO se aprende en casa, así que si sus hijos tienen conductas continuamente agresivas entre ellos es tiempo de realizarse un concienzudo autoanálisis y cambiar lo que se tenga que cambiar.

¿QUÉ HACER?

  1. Sus hijos mayores no tienen el deber de asumir responsabilidades que les corresponden única y exclusivamente a ustedes como padres. No haga del nuevo miembro del hogar una carga, más bien confórmeles como un equipo.
  2. Antes de exigir a su hijo o hijos mayores que le ayuden pídalo de forma amable y agradezca luego que lo hagan.  
  3. Delegue en sus hijos responsabilidades dentro del hogar de acuerdo a la edad. Hágale parte de las necesidades existentes, enséñele a tener empatía ante las situaciones difíciles.
  4. Nunca le diga a su hijo que su nuevo hermano viene a quitarle “el puesto”. Recuerde que cada uno de nosotros nació con un propósito y por lo tanto nuestro puesto acá en la tierra es único y nadie no los puede quitar.
  5. Reconozca las habilidades y talentos de sus hijos, exalte las virtudes y ayúdele en el fortalecimiento de sus áreas débiles. Brinde a todos sus hijos un trato igualitario.
  6. Es normal que sus hijos a veces tengan diferencias, pero si las diferencias son continuas al punto de parecer “perros y gatos” es tiempo de intervenir y establecer reglas claras de convivencia entre ellos.
  7. Modifique su lenguaje, sus hijos no imitarán lo que usted dice sino lo que usted hace. Si usted es de los que vive molesto y resuelve todo peleando debe entender que sus hijos aprenderán a resolver los conflictos de la misma forma en la que lo hacen sus padres.  
  8. Siempre dedique tiempo para decirle a sus hijos lo importante que son y lo mucho que les ama. Dígaselo a los pequeños, pero también hágale saber a sus hijos mayores lo orgullosa u orgulloso que se siente de ser su padre.


#LaFamiliaImporta
FUNDAJEZREEL